Adquisición de inmuebles en España por ciudadanos polacos

 

La Costa del Sol, la Costa de la Luz, la Brava o ambos archipiélagos – Canario y Balear – y, en general el restante litoral español resultan cada vez más tentadores para los ciudadanos de Polonia, que cada vez con mayor frecuencia, deciden acometer tal inversión, El obtener un bien de estas características en tu país no supone mayor complicación, pero, ¿qué ocurriría si por ejemplo eres un polaco enamorado de estos paisajes y de la paella, y deseas invertir?, ¿hay que pagar los mismos impuestos?, ¿existirán ciertas complicaciones extras?

 

Lo cierto es que invertir en bienes inmuebles, y máxime si se realiza en un país extranjero, es una decisión que se debe madurar y meditar, pero en el supuesto de que finalmente nos decidamos a llevarla a cabo, se nos van a plantear una serie de cuestiones relacionadas con el proceso a seguir.

 

La primera de ellas: qué necesitaremos para realizar en España una inversión mediante la compra de bienes inmuebles, por primera vez. Pues bien, será requisito indispensable contar con el llamado NIE - Número de Identificación de Extranjeros-, un número personal cuya obtención se tramita ante las oficinas de extranjería o bien ante las delegaciones y subdelegaciones de Gobierno. Una vez que se materializa la compra, ¿qué ocurrirá con los impuestos? Tanto nacionales como extranjeros que deseen realizar inversiones en España tendrán que pagar algunos impuestos y gastos asociados a la compra del bien inmueble, como por ejemplo el IVA- si bien es de primera adquisición-, o con el ITP – Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en el resto de los casos-, así como la plusvalía municipal, los actos jurídicos documentados, los gastos derivados de la notaría, gestoría y del registro, otros como el IBI- Impuesto sobre Bienes Inmuebles-, o el IRNR- Impuesto de la Renta de los No Residentes- , en general todos aquellos derivados de la compra del bien. Estos impuestos, serán de carácter obligatorio para todos los inversores, y no dependerán de su nacionalidad.

 

Otro elemento presente, que genera ciertas incertidumbres, será la duda de a qué entidad bancaria tendremos que acudir para solicitar la futura hipoteca que nos ayudará a hacer frente a nuestra próxima inversión. Atendiendo a la Ley de Extranjería, no hay ninguna indicación sobre ello, de tal manera que nuestra elección podrá ser totalmente libre, escogiendo una entidad financiera de nuestro país, o incluso una con sede en España; las cuales ofrecen hipotecas destinadas de forma específica a los extranjeros no residentes en el país.

 

En definitiva, se trata de un procedimiento no exento de complicaciones para ciudadanos de Polonia que no estén familiarizados con las espcificiadaes de los sistemas legales y financieros de España. Por tanto, contar con la ayuda de un despacho de abogados con sede en Polonia y en España como Varés & Asociados podrá resultar de gran interés, al eliminar por completo cualquier riesgo no deseado asociado a la inversión.