¿Su matrimonio se rige por el Derecho polaco? En ciertos casos, es posible la disolución forzosa de la sociedad de gananciales.

Al igual que en el Derecho común civil español -veremos por cuánto tiempo, vistas las intenciones del actual ministro de Justicia- el Derecho polaco establece como régimen económico matrimonial por defecto el de gananciales. El mismo es válido a partir de la fecha del matrimonio, si no se dispone lo contrario. Sin embargo, en cualquier momento de la vida del matrimonio, pueden existir circunstancias que aconsejen que los esposos decidan establecer una separación de bienes. Así, si el esposo y la esposa deciden voluntariamente dar este paso, deben acudir a un notario público, debido a que dicho acuerdo debe necesariamente obrar, so pena de nulidad, en escritura pública. 

 

Sin embargo -y aquí viene la gran diferencia con el sistema español- el Derecho polaco prevé también la posibilidad de que se establezca la separación de bienes de modo forzoso. En los casos en los que, en el seno de un matrimonio, sólo uno de los cónyuges contribuye económicamente al mismo, , o se aplica para aumentar las necesidades del hogar. En esta situación, uno de los cónyuges puede no estar interesado en que perviva la sociedad de gananciales, mientras que el otro sí lo está. 

 

En esos casos, la persona interesada en liquidar la sociedad de gananciales, puede acudir a los tribunales de justicia. En cualquier momento, el otro cónyuge puede manifestar su disposición a aceptar un nuevo pacto, en cuyo caso, el proceso termina ahí. Sin embargo, si esto no sucede, el tribunal comprobará la concurrencia de los requisitos establecidos en el art. 52 del Código de Familia. Así, el tribunal debe concluir que la pervivencia del régimen de gananciales es una amenaza para los intereses de la propiedad de uno o ambos cónyuges. En la práctica, se trata de casos en los que existe prodigalidad o mala administración por parte de uno de los cónyuges, desinterés por la situación económica del matrimonio, alcoholismo, separación de hecho, etc...

 

A partir de la fecha del establecimiento de la separación de bienes, cada cónyuge será propietario privativo de sus propios bienes personales. Los activos comunes acumulados hasta esa fecha serán divididos al 50%.

 

Una cuestión importante es que el hecho de poner en marcha la disolución forzosa de la sociedad de gananciales no implica ni separación ni divorcio, por lo que el resto de derechos y obligaciones recíprocos derivados del matrimonio continúan intactos.

 

En Varés & Asociados - Abogados en Polonia prestamos asistencia jurídica en todo tipo de procesos y juicios de Derecho de familia. Somos el depacho adecuado para solucionar de manera efectiva cualquier tipo de asuntos derivados de matrimonios mixtos hispanopolacos. Estamos a su disposición. 

Escribir comentario

Comentarios: 0